Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
LA SALUD ES EL TESORO MAS PRECIADO QUE TENEMOS EN LA VIDA
¡¡Arriba la Revolución!!
 
-¡Mi general Villa, para informarle que en este momento tenemos el ataque de los soldados pelones a nuestro campamento!- Informa el soldado vigía

A lo que el General Pancho Villa responde:

-A ver soldado, informe, ¿Cómo cuantos son los pelones que nos atacan?

-¡Son 5,010 soldados enemigos mi general!

-A Chihuahua  un baile, ¿Cómo sabe cuántos  son exactamente soldado?

-Porqué son 10 al frente y como 5000 atrás señor…
 


Estaba descansando por la noche en su tienda de campaña el General Villa cuando como a la media noche escucha que el batallón empieza a decir:

-¡Pásame la cantimplora!, ¡Pásame la cantimplora!, ¡Pásame la cantimplora!

El General Villa molesto escucha como los 80 miembros del batallón solicitan la cantimplora y piensa: ¡Estos canijos se están emborrachando de lo lindo, pero mañana me los voy a fregar.

Al día siguiente, aun no salía el sol cuando el general pide pase de lista emergente y enfila a toda la tropa y empieza a nombrar:

-Soldado Solís

-¡Presente!

-Soldado Gámez

-¡Presente!

-Soldado Pérez

-¡Presente!

Así sigue pasando la lista y los soldados con voz firme y fuerte siguen respondiendo ¡Presente! Hasta que llega con el soldado Agapito Memelas:

-Soldado Memelas

-Preeeeeesennnnteeeee- responde en tono débil y desguanzado

-Soldado Agapito, usted si que uso la cantimplora varias veces ¿verdad?

-Nooooo señor, responde desganado Agapito

-¡Noooooo! ¿Cómo que no? ¡Si está usted bien dado al catre

-No señor, a mi no me pasaron la cantimplora, porqué la cantimplora… ¡Era yo!

 
© 2019 Dr. Carlos P. Baquedano Villegas

58898