Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
LA SALUD ES EL TESORO MAS PRECIADO QUE TENEMOS EN LA VIDA
En la fila de la parada de  autobuses estaba el padre con sus 12 hijos. Junto a ellos, estaba un señor de mediana edad, con una de sus piernas, de palo.

El autobús llegó, los niños subieron primero y ocuparon todos los asientos vacíos. Los dos señores subieron y se quedaron de pie.

Cuando el autobús arrancó, el señor de la pierna de palo, con visible dificultad, se desequilibró y se fue para atrás, haciendo un ruido inconfundible:

TOC... TOC.... TOC... TOC...

Cuando el autobús frenó, sucedió lo mismo, ahora hacia adelante: TOC... TOC..... TOC...TOC...

Al arrancar nuevamente: TOC... TOC... TOC...TOC...

Y sí sucedió varias veces.

En un determinado momento, ya incómodo por el ruido y, al mismo tiempo tratando de ser gentil, el padre de las 12 criaturas le dijo al señor de la prótesis de madera:

-Perdón, pero  me gustaría hacerle una sugerencia. ¿Por qué no coloca un hulito en la punta del palo? Con seguridad va a disminuir el ruido e incomodará menos a todos.

Inmediatamente el hombre respondió:

-Agradezco la sugerencia, pero si ustedd hace algunos años también se hubiese puesto un hulito en la punta del suyo, ahora estaríamos todos cómodamente sentados.  

 
© 2019 Dr. Carlos P. Baquedano Villegas

55668