Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
LA SALUD ES EL TESORO MAS PRECIADO QUE TENEMOS EN LA VIDA

Una viejita va al supermercado y pone en su canasta las latas más caras de comida para gatos.

Ya en la caja, le dice a la cajera:

-Yo sólo compro lo mejor para mi gatito.

La cajera le responde:

-Lo siento, pero no podemos venderle comida para gato sin que compruebe que tiene un gato. Muchos ancianos compran comida para gatos y luego, por necesidad, ellos mismos se la comen. La gerencia necesita una prueba de que realmente usted tiene un gato.

La anciana se va a su casa, toma a su gato, lo mete en un maletín y regresa al supermercado para comprobarlo. Le venden las latas.

Al día siguiente, la misma viejita va al supermercado y compra 12 galletas para perro. La cajera le exige la  prueba de que tiene un perro, aduciendo que muchos ancianos llegan a comerse la comida para perro.

Frustrada, la viejita va a su casa y regresa con su perro; al fin, le venden las dichosas galletas.

Un día después la señora regresa al supermercado, y lleva una pequeña caja con un hueco en la tapa. Al entrar, se acerca a la cajera y le pide que meta un dedo en el hueco de la tapa.

La cajera dice:

-No... Quizás usted tenga ahí una serpiente.

La anciana le asegura que en la caja no hay algo que muerda. Entonces, la cajera mete el dedo e inmediatamente lo retira y le grita a la viejita:

- ¡Esto es excremento!

La viejita, con una sonrisa de oreja a oreja, le dice a la cajera:

-Es cierto, querida. Y ahora... ¿puedo comprar cuatro rollos de  papel higiénico hija de la fregada?

© 2019 Dr. Carlos P. Baquedano Villegas

58843