Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
LA SALUD ES EL TESORO MAS PRECIADO QUE TENEMOS EN LA VIDA
JAMES BOND LLEGA AL CIELO
 
Muere James Bond y llega al cielo con San Pedro...

S.P. ¿Cuál es tu nombre, hijo?

J.B. Bond, James Bond.

S.P. Sí, eso dicen todos los que llegan, eso lo tienes que demostrar...

J.B. ¿Qué desea que haga?

S.P. Mira, déjame aquí en la puerta una identificación y pásale a buscar a Adán, si lo traes, quiere decir que en realidad eres quien eres.

Pasan unos minutos y llega con Adán de la mano.

J.B. Bueno, aquí tiene a Adán.

S.P. ¿Cómo lo encontraste entre tantos?

J.B. Muy fácil, sólo busque al que no tiene ombligo y era él.

S.P. Tienes razón, fue muy sencillo, por lo cual no cuenta.

Entonces San Pedro pone un parche a todo mundo en el ombligo, y le dice a Bond que no se los puede quitar, mete a Adán al cielo de nuevo y lo revuelve como ficha de dominó, y lo manda de nuevo a buscar a Adán. A los pocos minutos llega Bond con Adán.

J.B. Aquí está de nuevo.

S.P. No friegues, canijo, ¿cómo le hiciste?

J.B. Fue muy sencillo, busque a quien le faltaba una costilla, y ese solamente es Adán.

S.P. Tienes razón, fue muy sencillo, es más, no cuenta.

Entonces San Pedro convierte en momias a todos los habitantes del Cielo incluyendo a Adán, y los mete en un cuarto en el que sólo se podían ver siluetas por la falta de luz.
Entra Bond a buscarlo, se cierra la puerta del cuarto y se comienza a escuchar un reverendo desastre.
Sale James Bond ensangrentado y golpeado en todo el cuerpo, pero con Adán a un lado.

J.B. Aquí está Adán de nuevo, ¿ahora sí puedo pasar?

S.P. Claro el cielo es tuyo, sólo dime, ¿cómo le hiciste para encontrarlo?

J.B. Muy fácil, entré al cuarto y le dije a todo mundo: "Vayan y chiflen a su mauser"

El único que no brincó a golpearme fue él.
© 2019 Dr. Carlos P. Baquedano Villegas

55589